Blog sobre cerveza, cultura, cata, estilos, curiosidades, servicio…

Hacer cerveza paso a paso con un equipo casero La cocción y la lupulización

El hervido del mosto dura entre 60 y 90 minutos, según la receta. En esta ocasión, herviremos durante 90 minutos.

Durante el hervido, se lupuliza el mosto y se echa el azúcar, si la receta lo requiere, pero no es el caso. El proceso de ebullición tiene también otra finalidad: colaborar en la clarificación del mosto. Durante la ebullición, se precipitan la mayoría de proteínas que enturbian la cerveza.

Las altas temperaturas solubilizan las resinas contenidas por el lúpulo que dan amargor y aroma a la cerveza.

Hervir el mosto de cerveza y lupulizado

La cocción también contribuye a la clarificación de la cerveza, porque durante ella se precipitan algunas proteínas que la enturbiarían y los restos de cereal suben a la superficie y podemos eliminarlos. La cocción también sirve para esterilizar el mosto antes de la fermentación.

Ten siempre en cuenta que durante el hervido, la densidad del mosto aumenta 10 puntos.

Pon el mosto a ebullición en la olla o caldero. A medida que sube la temperatura, las partículas residuales de cereal van formando una capa cremosa de color marrón que puedes retirar fácilmente con, por ejemplo, una espumadera o un colador.

Cuando el mosto empiece a hervir, DESTAPA LA OLLA O EL CALDERO.

1ª CUOTA

Adiciona la 1ª cuota de lúpulos (minuto 0), la correspondiente al amargor, en este caso, 40g de Fuggles. En este momento empieza a contabilizar el tiempo de cocción.

2ª CUOTA

A los 60 minutos, echa la segunda cuota de lúpulos, 25g de Fuggles, la del sabor.

En el minuto 75, echa el Irish Moss, en proporción de 1g por cada 5 litros de mosto.

5 minutos antes de apagar el fuego, introduce el serpentín en la olla para que se desinfecte.

3ª CUOTA

Echa la tercera cuota de lúpulos, la del aroma, 35g de Fuggles, apaga el fuego y deja reposar unos 10 minutos.

Durante estos 10 minutos de reposo, los conos de lúpulo se depositarán en el fondo formando un lecho filtrante, como hicieron las cascarillas del cereal durante la maceración.

No ocurre así con los pellets. Si usamos pellets, tendremos que usar un colador muy fino a la salida del grifo.

Leave a comment.

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies