Blog sobre cerveza, cultura, cata, estilos, curiosidades, servicio…

Hacer cerveza en casa paso a paso

En este megapost te explicamos el proceso de elaboración de cerveza en una fábrica y más abajo encontrarás un paso a paso.

Cómo hacer cerveza casera

Pese a que las prisas impuestas por la cultura urbana y la filosofía de la eficiencia están haciendo que se pierda la costumbre de elaborar alimentos en casa, nadie se sorprende de que alguien produzca mermelada casera, pan, embutidos e incluso vino y aguardientes. Sin embargo, muy pocos imaginan que es posible hacer cerveza en casa.
Esto es así porque, pese a su popularidad, en nuestro país la cerveza es una desconocida.

Como hacer cerveza artesana en casa

La mayoría de la gente cree que para hacer cerveza se necesitan grandes despliegues de medios, dinero, tiempo…. y resulta que hacer cerveza es tan sencillo o complicado como cocinar.

Hombrewing, el arte de hacer cerveza casera. 

La fabricación de cerveza se remonta al inicio de casi todas las civilizaciones ya que la fermentación fue uno de los primeros procesos bioquímicos descubiertos y controlados por la Humanidad. Se han hallado restos en yacimientos arqueológicos de unos 4.000 años de antigüedad.

El boom de la cerveza artesana en España no solo ha traído consigo un montón de emprendimientos comerciales relacionados con la cerveza, con su venta, fabricación, distribución o divulgación, sino que también ha arrastrado una afición: el homebrewing, que es la elaboración de cerveza casera (to brew: hacer cerveza; home: hogar), habitual en otros países, sobre todo en los centroeuropeos y norteamérica. Los utensilios y las materias primas no son demasiado costosos así que no requiere una gran inversión.

El homebrewing tiene un mucho de ciencia, un algo de alquimia y una pizca de arte. Combinar los distintos tipos de ingredientes para variar el color, la textura, el sabor y el aroma de la cerveza es muy gratificante y deja mucho espacio a la creatividad del cervecero.

Hacer cerveza en casa no tiene fines comerciales, puesto que no es legal vender esa cerveza. Se hace por placer y es muy entretenido.

La elaboración de cerveza sólo requiere 4 ingredientes básicos: Agua, malta, lúpulo y levadura, todos ellos de fácil adquisición en tiendas especializadas, junto con el instrumental básico.

La elaboración de cerveza casera, un hobby en auge.

Elaborar cerveza artesana en casa es un hobby que ha ido ganando adeptos, sobre todo los últimos años en los que el fenómeno de la cerveza artesana atraviesa una Edad de Oro.
Es muy fácil hacerte en casa tu propia cerveza y, además, los utensilios y materiales para hacer cerveza artesanal son bastante básicos y económicos y muchos de ellos están en casi todos los hogares.

Cada vez más gente se interesa en aprender a hacer cerveza y quiere comprarse un equipo para ello. Pero no saben por dónde empezar.

En 2D2Dspuma tenemos todos los equipos e ingredientes necesarios para que puedas hacer tu propia cerveza artesanal. Están todos disponibles en la tienda física y te los podemos enviar a donde tu quieras, sin embargo, por falta de tiempo no los hemos subido todavía a la tienda online. 
Tenemos de todo: ollas, termoneveras, hidrómetros, termómetros, maltas y lúpulos y levaduras, y siempre te propondremos las opciones más eficientes, sencillas y económicas.

Libro para aprender a hacer cerveza artesana Brew Cómo elaborar tu propia cerveza
Libro para aprender a hacer cerveza artesana Brew Cómo elaborar tu propia cerveza

osotros organizamos periódicamente cursos de elaboración de cerveza. Y contamos para ellos con un auténtico crack de la craftbeer de este país: Albert Tintó.
Aquí tienes información sobre el curso de elaboración de cerveza


La técnica para hacer cerveza artesanal en casa no es tan misteriosa como puede parecer. Es relativamente sencillo hacer cerveza casera y obtener, además, resultados muy satisfactorios.

En este megapost nosotros te explicamos paso a paso cómo hacer cerveza en casa, sin embargo, no descartes hacer un cursillo. No es lo mismo leer que verlo tú con tus propios ojos, probar la malta, tocar el grano, oler en lúpulo, beber el mosto, ese líquido tibio, dulce y amargo al tiempo… Los cursos de hacer cerveza duran unas pocas horas y te garantizamos que la experiencia merece la pena. 

Te explicamos cómo hacer cerveza

Es esta sección te vamos a explicar cómo se hace cerveza en casa con un equipo la mar de sencillo.

No queremos que hagas grandes inversiones pero sí es necesario que sepas que algunos pasos requieren un instrumento específico. Puedes ‘hacer’ apaños, sí, y está bien que los hagas al principio, hasta que estés seguro/a de que te gusta hacer cerveza, pero verás cómo a la larga acabas comprando algún instrumento porque seguro que te ahorras trabajo o mejoras los resultados.

Quiero advertirte que hacer cerveza en casa no es una afición para impacientes o ansiosos, es una actividad que requiere método, cuidado, cariño y una pequeña inversión en utensilios y materiales.
Tampoco es una afición recomendable para personas con poca tolerancia a la frustración porque muchas veces sale mal, sobre todo al principio.
Hacer cerveza en casa es como cocinar y la primera tortilla de patatas que uno hace siempre es un desastre.

Venga, ¡vamos allá!

Equipo necesario para hacer cerveza casera

¿Qué se necesita para hacer cerveza en casa?

Airlock o borboteador para hacer cerveza en casa
Un tipo de airlock o borboteador

-Serpentín o enfriador de placas

-Fermentador primario

-Fermentador secundario 

-Tubo en “U”

-Cuchara larga

-Escobilla para limpiar botellas

Escobilla para limpiar botellas
Escobilla para limpiar botellas

-Botellas o Barril

-Chapas 

-Chapador

-Termómetro

Probeta
Probeta

-Olla o caldero eléctrico de al menos 30 litros de capacidad

-Hidrómetro/densímetro: Su funcionamiento se basa en que un cuerpo se hunde más en un líquido cuanto menor es la densidad del líquido. Un hidrómetro mide la diferencia de densidad entre el agua pura y el agua con azúcar disuelta, por eso sirve para medir y controlar el proceso de fermentación a través de una de sus características: la atenuación. La atenuación es la conversión de azúcares en alcohol (etanol) por parte de las levaduras. Los hidrómetros o densímetros están estandarizados para tomar la densidad a 15ºC o 20ºC.

-Probeta

Macerador: Un recipiente que permita mantener el grano infusionado a cerca de 70ºC durante 90 minutos. Es casi imprescindible que dicho recipiente lleve incorporado un filtro y un grifo, para posibilitar el recirculado y el lavado del grano.

-Airlock o borboteador: Válvula que permite al COsalir del fermentador al tiempo que impide que el aire entre. Además, es un buen indicador de la actividad de la levadura. 

-Tapón de goma

-Desinfectante (Oxi Pro): Apto para la desinfección de todos los instrumentos y de las botellas. No tóxico. Dosis: 4g por litro de agua caliente. No debe aclararse. 

-1 jarra de vidrio de 1l de capacidad con asa 

-Báscula de precisión


Los distintos métodos para hacer cerveza en casa.

No hay una única forma de hacer cerveza, depende de la cantidad de cerveza que quieras hacer, del tiempo que le quieras dedicar, del dinero que te quieras gastar y, sobre todo, de lo metódico y perfeccionista que seas.

Puedes hacer cerveza en casa de dos formas esenciales: Desde jarabe o desde grano y lúpulo. Y también puedes optar por métodos que combinen estas dos formas de hacer cerveza.

Hacer cerveza desde jarabe, kits para hacer cerveza

La forma más sencilla de empezar es con kit para hacer cerveza.
Los kits para hacer cerveza artesana son un preparado a base de extracto de malta y lúpulo. 

No tiene mucha dificultad y es el que recomendamos para quienes se inician por varios motivos:
-No requiere una gran inversión en instrumentos.
-Es mucho más rápido que la elaboración de cerveza desde grano y lúpulo.
-Te permite inicarte en conceptos como densidad y fermentación. 
-Te permite tomarle la medida al proceso de fermentación, que es crucial, y al embotellado, que es un auténtico peñazo. 

Hacer cerveza desde grano y lúpulo

Sin embargo, hacer cerveza de verdad es hacerla partiendo desde las materias primas: la malta y el lúpulo. Esta forma de elaborar se le llama también ‘todo grano’.

Te explicaremos cómo hacer cerveza desde jarabe más adelante. En este post nos vamos a centrar en la elaboración de cerveza desde grano y lúpulo.

Elaboración de cerveza, paso a paso

Y ahora sí, ahora ya nos ponemos en marcha.

En la elaboración de cerveza, y sobre todo las primeras veces, es aconsejable seguir una receta, para poder saber en cada fase del proceso dentro de qué parámetros de densidad y volumen debemos movernos.

En esta ocasión, vamos a seguir la siguiente receta, es muy sencilla y el resultado es una cerveza para todos los paladares.

RECETA para elaborar una ENGLISH PALE ALE

PARÁMETROS
Volumen: 22 litros.
Graduación alcohólica: 4,8%Alc/Vol.
Densidad Original: 1.044
Densidad Final: 1.008

INGREDIENTES
Maltas: 5 kg Pale Malt, ½ Kg Crystal, ½ Kg Trigo laminado
Lúpulos: Fuggles
Amargor (Inicio ebullición): 40g
Sabor (A los 60 minutos de ebullición): 25g
Aroma (Fin ebullición): 35g
Levadura: Safale 04

El molturado o molienda

Hacer cerveza paso a paso con un equipo casero El Molturado

El molturado o molienda, el primer paso del proceso de elaboración de cerveza.

El molturado es una fase a la que no se le presta demasiada atención, sin embargo, de la molienda del grano depende mucho la eficiencia del macerado. 

Hacer cerveza en casa paso a paso molturado en 2D2Dspuma Grano bien molturado

ES IMPORTANTE: Que el molturado de la malta se efectúe inmediatamente antes de la elaboración, porque el grano molturado pierde propiedades rápidamente.

Molturar o moler no significa triturar o pulverizar.

Un molturado muy fino facilita que el agua y el grano entren en contacto y el agua puede extraer más almidón del grano. Pero si molturamos el grano muy fino y formamos harina, ¿qué crees que pasará? ¿Qué pasa si mezclas harina y agua? Pues que formas una pasteta, un engrudo del que no podrías luego extraer nada y encima se te atascarán los filtros. Ah, eso sí… puedes hacer pan.

Si el molturado es muy grueso, es muy cómodo trabajar con la mezcla. Los trozos de grano son grandes, no hay polvo, el mosto se filtra estupendamente, no hay atascos… vamos, que es una maravilla para ti, el problema está en que, en un caso así, el rendimiento es muy bajo. Apenas extraeríamos azúcares al cereal.

¿Cómo se debe molturar la malta?

CONSEJOS: -No intentes molturar la malta con un rodillo. Acabarás hasta las narices. Te lo digo por experiencia.

-Pon una bolsita sobre los rodillos para no dejar la casa hecha un asco.

Como en casi todo en la vida, lo ideal está más o menos en el centro: molturar lo máximo posible sin llegar a formar harina.
Si el grano está poco molturado, al realizar la infusión no se extraerá todo el almidón contenido y el rendimiento de la malta será menor. Y si lo está demasiado, se formará harina y al contacto con el agua se convertirá en una pasta que dificultará el proceso, creando grumos y obstruyendo los tubos y los filtros.

Para que te hagas una idea: el grano debe romperse en 3 o 4 trozos y la cascarilla debe quedar lo más entera posible.

¿Y para qué queremos las cascarillas enteras? Pues porque las cascarillas nos ayudarán a filtrar el mosto.
Las cáscaras son flexibles, no se parten y forman un lecho filtrante por donde fluye el agua arrastrando los azúcares del grano. Entre las cascarillas se queda atrapado el grano y el polvillo sin llegar a compactarse. 

¿Y con qué molturamos la malta para hacer cerveza?

Molinillo de corona para molturar la malta.
Molinillo de corona para molturar la malta.

El mejor molturado se obtiene haciendo pasar la malta entre dos rodillos separados entre sí un par de milímetros y girando a diferentes velocidades. El grano será crujido y desgarrado al mismo tiempo, la cáscara se desprenderá y el interior del grano se reducirá a pequeños gránulos.
Existen unos molinillos específicos para ese menester que dejan el grano fetén, fetén: No trituran el grano ni lo aplastan, lo que hacen es partir ligeramente el grano y separar la cáscara.

Son un poco caros pero la diferencia entre la malta que molturas tú justo antes de hacer cerveza y la que compras ya molida, que vete a saber el tiempo que lleva en un almacén, bien vale la inversión.

La maceración

Hacer cerveza paso a paso con un equipo casero La maceración o mash

La maceración es un paso crucial en el proceso de elaboración de cerveza. Durante esta fase se dan unos procesos químicos muy complejos y de ella va a depender, entre otras cosas, el cuerpo y el grado alcohólico de la cerveza.

La maceración es una infusión, es como hacer un té pero en lugar de una bolsita de pocos gramos, se infusionan un montón de kilos de cereal molturado.

Durante la maceración, unas enzimas, que son unas proteínas complejas que funcionan como catalizadores induciendo reacciones entre sustancias, convierten el almidón de la malta en azúcares fermentables. Este proceso de transformación del almidón en azúcares se llama sacarificación.

Para extraer esos azúcares de la malta, se hace una infusión.

Esos azúcares fermentables son los que, en un proceso posterior, serán metabolizados por la levadura y convertidos en alcohol etílico y CO2 y otras sustancias menos interesantes. Este proceso es la fermentacion.

¿Cómo se macera la malta?

Remojando el grano (principalmente de cebada) con agua a ciertas temperaturas, activa diversas enzimas de la malta para convertir los almidones en azúcares más simples,

En términos más prácticos, lo que requerimos es remojar los granos de malta con agua caliente, para que los almidones se conviertan en azúcares fermentables, que nos producirán alcohol y otros subproductos que conforman la cerveza, como el CO2.

Este proceso consiste en mezclar la malta molturada con agua y mantenerla entre 60 y 67ºC durante 60-90 minutos; es decir, hacer una infusión. Para ello necesitamos un recipiente capaz de conservar el calor, ¿qué mejor que una termonevera, sí, la típica de playa?

Según el estilo de cerveza que quieras hacer, las temperaturas y tiempos de maceración son diferentes. El más sencillo es el macerado inglés, que es el que vamos a explicar aquí.

Calienta aproximadamente 30 litros para elaborar 20 litros de cerveza.

Macerado en una olla controlando la temperatura con un termómetro
Macerado en una olla controlando la temperatura con un termómetro.

¿Cómo obtener un buen rendimiento en el macerado?

El molido de la malta es lo primero que tienes que cuidar para obtener un buen rendimiento. Si el molido es demasiado grueso, el agua no podrá acceder a todos los azúcares, que se quedarán en el grano.

Mezcla bien el grano y el agua sin que se formen grumos. En los grumos no penetra el agua caliente y esos azúcares se quedan en el grano.

Las temperaturas y los tiempos tienen que ser los adecuados. No te pases de temperatura ni te quedes corto, esto es muy importante.

El lavado del grano también repercute directamente sobre el rendimiento. Si no lavas todo el grano se quedará mucho azúcar en el macerador, como es lógico. Asegúrate de que el agua llega a todas las partes del fermentador y que no se queda grano por lavar.

Y asegúrate también de que no se crean ‘circulaciones preferentes’, es decir, ‘caminitos’ entre la malta por donde se fuga casi todo el líquido y no lava el grano. Lo ideal sería lavar el grano con una ‘ducha’, para así echar sobre la malta muchos chorritos pequeños, que llegan a más superficie del cereal, en lugar de uno grande.

ES IMPORTANTE:
Que tengamos en cuenta que ese agua constituirá el 90% de nuestra cerveza. Por lo general, el homebrewer usa agua mineral embotellada porque ya presenta unas características adecuadas para la elaboración de cerveza.

Tapa el recipiente para minimizar pérdidas de temperatura y déjalo así durante 90 minutos. Nunca sobrepases las 2 horas.

Pon a calentar unos 25 litros de agua, que los vas a necesitar en las próximas fases.

Es el momento de tomarte una cervecita y relajarse.

Al cabo de los 90 minutos, el almidón se habrá transformado en azúcares fermentables. Para comprobar la completa conversión del almidón en azúcares, toma una pequeña muestra de cerveza y échale unas gotas de yodo. Este reaccionará.

Si el mosto se vuelve negro, signfica que todavía queda almidón.
Si en cambio se queda el color del yodo, la conversión ha sido total.

Abajo podemos ver una tabla con los rangos óptimos de temperatura que activan las diferentes enzimas. Es importante comprender que las enzimas funcionan desde temperaturas por debajo y por enzima del rango descrito,  y que su destrucción toma tiempo, por lo que es posible activar varias enzimas en diferentes puntos de temperatura.

Abre el grifo del macerador y recoge el mostro en una jarra. Este mosto es muy denso y turbio, porque tiene la máxima concentración de azúcares y muchas impurezas. Vuelve a echarlo sobre el grano, despacio y uniformemente, intentando regar toda la superficie por igual. Para evitar las llamadas “corrientes preferenciales” y que el mosto no se filtre, vierte el mosto sobre la cuchara para crear un “efecto ducha”.

Llena la termonevera por la mitad de agua a 75ºC (10ºC más de la temperatura que quieras obtener al mezclarla con el grano), y vete echando poco a poco el grano, en este caso 5kg de Pale Malt, 0,5kg de Crystal y 0,5kg de trigo laminado, removiendo simultáneamente para evitar que se formen grumos. Echa agua hasta cubrir todo el grano y deja reposar. Debes obtener una papilla a 65ºC.

El recirculado del mosto y el lavado del grano

Hacer cerveza paso a paso con un equipo casero El Recircularo y el lavado del grano

El lavado del grano es la parte final del proceso de macerado. Su finalidad es recuperar todo el azúcar que ha quedado atrapado en el grano. A este proceso se le llama “recirculado”.

Cuando el mosto salga bien claro tras el “recirculado”, evacúa por el grifo aproximadamente un 85% de la termonevera e inicia el lavado del grano con agua a 75ºC. Hazlo del mismo modo que hiciste el “recirculado”, despacio y uniformemente, usando la cuchara para evitar “corrientes preferenciales”. Por cada tres litros de agua que añadas, recircula dos litros de mosto, es decir, recógelo en la jarra y vuelve a verterlo sobre el grano.

¿Cuándo acaba el lavado del grano?

Cuanta más agua agregues, más volumen de cerveza obtendrás pero menor densidad tendrá el mosto y, por ende, menos graduación alcohólica y menos cuerpo tendrá la cerveza.

Repite la operación hasta que el mosto salga transparente y brillante.

Si lavas demasiado el grano, el mosto final puede contener taninos y silicatos.

Debes parar de echar agua cuando:
-La olla esté llena 3/4 de su capacidad. Se acabará de llenar con el mosto retenido por el grano dentro de la termonevera.
-Si te quieres ajustar a la graduación del 4,8%, deja de agregar agua cuando hayas obtenido 1.034 de densidad. (Durante el hervido, la densidad aumenta 10 puntos aproximadamente y alcanzarás los 1.044 que te indica la receta.)
-Si lo que quieres es lograr el máximo rendimiento de los materiales, lava el grano hasta que el mosto de salida tenga una densidad de 1.005, lo cual significará que no queda apenas azúcar en la malta.

CONSEJO: Hacer el lavado del grano con un caudal de salida de mosto lo más lento posible para evitar atascos y turbidez
La entrada del agua y la salida del mosto deben estar equilibradas para que siempre se mantenga como mínimo 2 centímetros de mosto por encima del grano. De ese modo se evitarán cambios de temperatura y que el grano entre en contacto con el grano y se oxide.
El flujo de salida del mosto debe ser lo suficientemente lento como para que no entre aire en el grifo. Si abres el grifo a tope, el mosto saldrá rápidamente, pero cuando la resistencia de las cáscaras filtrantes no deje pasar el mosto tan rápido como éste se evacúa, se introducirá aire y las cáscaras se compactarán, y entonces el mosto pasará muy lentamente y el proceso se alargará mucho.

La cocción y la lupulización del mosto

Hacer cerveza paso a paso con un equipo casero La cocción y la lupulización

El hervido del mosto dura entre 60 y 90 minutos, según la receta. En esta ocasión, herviremos durante 90 minutos.

Durante el hervido, se lupuliza el mosto y se echa el azúcar, si la receta lo requiere, pero no es el caso.

Las altas temperaturas solubilizan las resinas contenidas por el lúpulo que dan amargor y aroma a la cerveza.

Hervir el mosto de cerveza y lupulizado

La cocción también contribuye a la clarificación de la cerveza, porque durante ella se precipitan algunas proteínas que la enturbiarían y los restos de cereal suben a la superficie y podemos eliminarlos. La cocción también sirve para esterilizar el mosto antes de la fermentación.

Ten siempre en cuenta que durante el hervido, la densidad del mosto aumenta 10 puntos.

Pon el mosto a ebullición en la olla o caldero. A medida que sube la temperatura, las partículas residuales de cereal van formando una capa cremosa de color marrón que puedes retirar fácilmente con, por ejemplo, una espumadera o un colador.

Cuando el mosto empiece a hervir, DESTAPA LA OLLA O EL CALDERO.

1ª CUOTA
Adiciona la 1ª cuota de lúpulos (minuto 0), la correspondiente al amargor, en este caso, 40g de Fuggles. En este momento empieza a contabilizar el tiempo de cocción.

2ª CUOTA
A los 60 minutos, echa la segunda cuota de lúpulos, 25g de Fuggles, la del sabor.
En el minuto 75, echa el Irish Moss, en proporción de 1g por cada 5 litros de mosto.
5 minutos antes de apagar el fuego, introduce el serpentín en la olla para que se desinfecte.

3ª CUOTA
Echa la tercera cuota de lúpulos, la del aroma, 35g de Fuggles, apaga el fuego y deja reposar unos 10 minutos.

Durante estos 10 minutos de reposo, los conos de lúpulo se depositarán en el fondo formando un lecho filtrante, como hicieron las cascarillas del cereal durante la maceración.

No ocurre así con los pellets. Si usamos pellets, tendremos que usar un colador muy fino a la salida

Hacer cerveza paso a paso con un equipo casero El ENFRIADO DEL MOSTO

En la fermentación alta, el mosto debe enfriarse hasta los 25ºC cuanto antes para que las sustancias volátiles aportados por la tercera cuota de lúpulo, los aceites esenciales, se queden en la cerveza y para poder inocular la levadura, “siembra”, ya que por encima de esa temperatura la levadura no puede sobrevivir.

En el caso de la fermentación baja, la temperatura de “siembra” debe ser inferior, entre 11 y 15ºC.

Para enfriar el mosto, usamos el serpentín de acero inoxidable del equipo. Conectamos el adaptador de la manguera del serpentín a un grifo de la red y, con el serpentín dentro del fermentador, hacemos circular agua fría por su interior. No dejes de remover el mosto con el serpetín, de ese movimiento depende la eficiencia de este sistema. El agua entrará fría por un extremo del serpentín y saldrá muy caliente por el otro, llevándose el calor del mosto. Podemos acelerar el proceso por inmersión del fermentador en una bañera llena de agua con hielo.

Si todo va bien, alcanzaremos los 25º en unos 20 minutos.

Cuanto más remuevas el serpentín dentro de la olla, más rápidamente bajará la temperatura del mosto.
 

Cuando la temperatura del compuesto baje de los 25º, echa la levadura y remueve vigorosamente durante al menos 10 minutos para oxigenar el mosto. La levadura necesita consumir oxígeno para iniciar su proceso metabólico.

Esta es la fase más delicada de todo el proceso porque es cuando más peligro hay de que microorganismos no deseados colonicen la cerveza (“contaminación”) .

Las levaduras producen sustancias que inhiben el crecimiento de otros microorganismos, como el alcohol. Por eso es tan importante que la levadura inicie su actividad enseguida.

Con el mosto entre 18º-20ºC tomamos la densidad para su ajuste acorde con la receta, en este caso debe de estar en torno a 1.044. Esta es la Densidad Inicial (D.O.).

La esterilización o sanitización

A partir de este momento, todo lo que entre en contacto con la cerveza debe estar esterilizado. Para ello, preparamos una solución esterilizante con el producto que incluye el equipo: 4 gramos por litro de agua caliente. Llenamos el fondo del fermentador con solución esterilizante e introducimos el airlock, el termómetro, la cuchara, etc., limpiamos toda la superficie interior del recipiente, incluida la tapa, y dejamos actuar durante 5 minutos.

Si el producto es OXI PRO, no debemos aclarar. Si es cualquier otro producto, aclarar mínimo 3 veces con abundante agua corriente.

Hacer cerveza paso a paso con un equipo casero La fermentación primaria

Rehidrata la levadura en un vaso de agua mineral hervida a temperatura ambiente (15-25ºC) 15 minutos antes de su uso. La levadura no se disuelve y queda en suspensión.

Cuando el mosto esté entorno a los 25ºC, añade la levadura rehidratada y remueve vigorosamente durante al menos 10 minutos para repartirla y para oxigenar el mosto. La levadura necesita oxígeno para iniciar su proceso metabólico. No temas una contaminación del mosto: la actividad de las levaduras produce unas sustancias, por ejemplo, alcohol, que inhiben el crecimiento de otros microorganismos.

Tapa el fermentador, nunca herméticamente (puedes usar borboteador),y olvídate hasta 12 o 14 horas después,que es cuando se apreciarán ya signos de actividad. Si usas un fermentador cerrado con borboteador, empezará a burbujear.

Si pasadas 24 horas no ves indicios de actividad:
1º Comprueba que la temperatura es la correcta en un termómetro ambiental cercano al fermentador o en el termómetro adhesivo del fermentador. 
2º Esteriliza la pala, abre el fermentador y remueve durante 30 segundos para oxigenar el mosto y ayudar a la levadura a activarse.

Si pasadas 12 horas, no percibes actividad, echa medio sobre de levadura en una taza de mosto tibio dulcificado con un poco de azúcar, viértelo en el fermentador y remueve con la pala esterilizada durante 30 segundos.

Durante unos días, la cerveza se cubrirá de una gruesa capa de espuma de un aspecto horrible que no debe retirarse. Olvídate de la cerveza unos 5 días.

Hacer cerveza paso a paso con un equipo casero La fermentación secundaria, la clarificación y el dry hop

Fermentación secundaria La fermentación secundaria no es imprescindible pero sí aconsejable. Con ella, se obtiene una cerveza más limpia y con menos sedimentos. En esta fase, debe evitarse el contacto de la cerveza con el exterior ya que podría contaminarse u oxidarse, por ello son ideales la “bolsa” y el cubitainer, que se adaptan a todas las cantidades.

Dry Hopping (lupulado en seco) Consiste en añadir lúpulo en forma de flor o pellet en el fermentador secundario para que aporte aromas. Es recomendable usar variedades aromáticas de lúpulo: Simcoe, Cascade, Amarillo, Citra, Nelson Sauvin… Echa entre 40 y 70g de lúpulo por cada 20 litros de cerveza.

El alcohol producido durante la fermentación primaria evita el riesgo de contaminación de la cerveza por los microorganismos presentes en el lúpulo, ya que éste no ha sido previamente esterilizado como en el caso de la infusión.
Al cabo de unos 5 días la actividad de la levadura habrá disminuido. Trasvasa la cerveza a otro recipiente. Para ello, coloca el fermentador primario a un nivel superior respecto al secundario, por ejemplo, sobre una mesa, y el secundario delante, en el suelo. Llena de agua oxigenada la mitad del tubo de silicona, conéctalo al tubo en “U” e introduce este en el fermentador primario, con cuidado de que no se caiga el agua oxigenada y de no remover el fondo. Aspira por el tubo de silicona para iniciar el flujo (sifonado), desecha el agua y llena el fermentador secundario cuando empiece a manar cerveza. Procura no remover el fondo y no apures mucho para no coger el sedimento. Tapa el fermentador con el tapón de goma. Llena el borboteador de agua oxigenada hasta la mitad y colócalo en el tapón.

Embotellado y maduración

En la botella, la cerveza se gasifica y desarrolla plenamente sus sabores.

Para embotellar cerveza artesana no son aptas las botellas de cervezas industriales adquiridas en el supermercado porque no aguantan la presión del CO2 y pueden estallar.

Las botellas deben esterilizarse también. Si utilizas CHEMIPRO OXI, no las aclares, sólo escúrrelas. No está de más esterilizar también las chapas.

La carbonatación / gasificación de la cerveza

El priming o cebado

Para que la levadura siga trabajando dentro de la botella y genere el CO2 que carbonatará la cerveza, debes adicionar algo de azúcar.

Añade extracto de malta o glucosa o azúcar moreno (no es recomendable usar azúcar blanquilla) a razón de 5g por litro en unos 300cl. de agua embotellada y hervida. Calienta la solución hasta que el azúcar quede completamente disuelta. Echa la solución en el fermentador y remueve todo lo posible para homogeneizar la mezca, intentando no levantar el sedimento del fondo.

Si embotellas desde un fermentador con grifo, inserta el grifo en la botella e inclínala ligeramente para que la cerveza baje por la pared y no se forme espuma ni se oxide. Si embotellas con tubo de silicona y válvula, repite el proceso de sifonado que utilizaste para pasar la cerveza del fermentador primario al secundario.

Llena la botella dejando más o menos 3cm vacíos del cuello de la botella.

El chapador lleva dos tamaños de corona: para chapas de 26 y 29mm. Se cambian con una simple rosca.

Pon las chapas a las botellas asegurándote de que quedan bien cerradas y agítalas para favorecer la disolución del azúcar. Guarda las botellas durante unos 15 días a una temperatura de entre 18ºC y 24ºC, en un lugar seco y oscuro, facilitando así la segunda fermentación. Según el tipo de cerveza, estará ya lista para ser consumida.

A partir de este momento, guarda la cerveza en un lugar más fresco, entre 12 y 15ºC, siempre seco y oscuro. Cuanto más lúpulo, alcohol o color tenga la cerveza, más tiempo conviene que madure.
Chapador

Por cierto, debes saber que solo los cerveceros de raza son capaces de sobreponerse al embotellado porque es el proceso más pesado y aburrido de todos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies