Teléfono: 935014719    Mail:
Su compra
Carro vacío
Recibe información de las novedades, actividades, promociones...
Please wait

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Puede cambiar la configuración u obtener más información. Saber más

Acepto

Quiénes somos 2D2Dspuma

Quién hay detrás de toda esa cerveza, te preguntas. 


Mucha gente piensa que la página 'Quiénes somos' es puro trámite y que nadie la lee, pero según los expertos es la segunda página más leída de una web corporativa. Por eso las grandes empresas se esfuerzan en explicar en ella lo buenos que son los profesionales de su equipo, sus logros y su brillante trayectoria y en presumir de las enormes inversiones realizadas en I+D y en modernísimas instalaciones.

2D2Dspuma no es una gran empresa, es una pequeña empresa... pero no le falta un detalle. 😏
Susana Giner brindando con una Attack the Krab!!

¿Quién hay detrás de 2D2Dspuma?
María y Susana, dos ingenuas que llegamos por casualidad, desde mundos muy distintos, a esto de la cerveza artesana y decidimos quedarnos por devoción.
María iba para arquitecta e informática y Susana para escritora de bestsellers, pero una carambola del destino caprichoso decidió que la vida de dinero, fama y éxito no era para nosotras. Un buen día (o malo, según se mire) el azar nos puso al frente de un pequeño bar de barrio. Ninguna de las dos teníamos idea ni de cerveza ni de hostelería, ni nos habíamos planteado jamás dedicarnos a ello, así que tuvimos que improvisar.
Corría el año 2005.

Un día, buscando productos novedosos que ofrecer a nuestros clientes, dimos con la sección de cervezas de una gran superficie y flipamos. ¡¡OoooOOOOooooooooh!! Fue una epifanía.

'Pero esto... esto... esto... ¡esto está muy bueno! ¿Esto es cerveza???' 

Y entonces nos empeñamos en transformar un bareto de bocatas y cafés en una cervecería especializada en cervezas artesanas y de importación. Nuestras madres nos llamaban locas; mientras, nuestros padres, a sus espaldas, se frotaban las manos.

Y lo hicimos.

De todo esto hace ya muchos, muchos años. Por aquel entonces, eso de la cerveza artesana sonaba casi esotérico. Ni siquiera los sumerios sabían hacer cerveza todavía.

Y no nos conformamos con la cervecería, no, sino que luego, además, abrimos una tienda. Primero era una tienda muy pequeña pero pronto nos vimos colapsadas y tuvimos que buscar un local más grande.

Y después empezamos a ofrecer servicios horeca, porque resulta que los bares y restaurantes de amigos y conocidos nos pedían cerveza artesana para sus establecimientos. En aquella época apenas había distribución de cerveza artesana y de importación, solo unas pocas belgas y alemanas, las mismas siempre, y ya aburrían.

Y no solo eso, sino que luego, además, empezamos a organizar talleres y catas y cursos y a hacer presentaciones. 

A muchos de esMaría en Munich en un biergardenos que ahora tienen fábricas súper modernas con lo último de lo mejor, hicieron su primera cerveza en un taller de elaboración organizado por nosotros. 

Muchas veces nos preguntan qué hacemos dos mujeres en un mundo de hombres, controlado por hombres y dirigido a hombres. Es cierto, la cerveza todavía es 'cosa de hombres'. Nosotras respondemos siempre lo mismo: 'Pues trabajar y trabajar para intentar cambiar esa realidad y lo estamos consiguiendo'

Y luego apareció Diego y se quedó, rompiendo así el matriarcado. 

Nuestro modo de trabajar


No le atribuimos a la cerveza virtudes o cualidades que no tiene porque creemos que no es necesario, ya que la cerveza por sí misma es lo suficientemente interesante.

Aplicamos al trabajo los mismos valores y principios que a la vida, por eso nos resulta difícil trazar una línea divisoria entre el ámbito personal y el laboral. Además, muchos de nuestros clientes y proveedores han traspasado la puerta de nuestra vida privada y son ahora nuestros amigos.


Afrontamos cada día el trabajo con la misma ilusión, que es mucha, porque la renovamos constantemente con proyectos nuevos. 

Conocemos la realidad de estar al otro lado de la barra y la dificultad de introducir un producto nuevo, y ponemos nuestra experiencia al servicio de nuestros clientes. 

Nos tomamos la cerveza muy en serio. Para nosotros es un producto cultural. La cerveza es cultura, es superflua, es prescindible y es interpretable, por eso precisamente es placentera.

Para nosotros, fomentar el consumo de alcohol es indecente si no forma parte de la educación en el consumo de alcohol, su degustación y su evaluación como producto cultural. Si alguien te dice que el alcohol es saludable, desconfía de ese alguien.