Teléfono: 935014719    Mail:
Su compra
Carro vacío
Portes tienda online de cervezas 2D2Dspuma

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Puede cambiar la configuración u obtener más información. Saber más

Acepto

Hacer cerveza casera

Hacer cerveza en casa


El boom de la cerveza artesana en España no solo ha traído consigo un montón de emprendimientos comerciales relacionados con la cerveza, con su venta, fabricación, distribución o divulgación, sino que también ha arrastrado una afición: el homebrewing, que es la elaboración de cerveza casera. 
Hacer cerveza en casa no tiene fines comerciales, puesto que no es legal vender esa cerveza. Se hace por placer y es muy entretenido. 

La elaboración de cerveza casera es una afición que tiene cada día más seguidores. Si la cerveza 'de calidad', artesana, alternativa, craft o como quieras llamarla, por sí misma ya es fascinante, imagínate si la haces tú mismo en casa, con un par de cubos, una olla y poco más.

Cómo hacer cerveza casera
Quiero advertirte que hacer cerveza en casa no es una afición para impacientes o ansiosos, es una actividad que requiere método, cuidado, cariño y una pequeña inversión en utensilios y materiales.
Tampoco es una afición recomendable para personas con poca tolerancia a la frustración porque muchas veces sale mal, sobre todo al principio.
Hacer cerveza en casa es como cocinar y la primera tortilla de patatas que uno hace siempre es un desastre.




Los ingredientes de la cerveza

Los ingredientes fundamentales de la cerveza son 4:
agua, malta, lúpulo y levadura.

Como existen decenas de tipos de malta, cientos de variedades de lúpulo, miles de cepas de levadura distinta y las clases de agua pueden ser también muy distintas entre ellas, existen casi infinitas combinaciones. 
Además, a la cerveza se le puede añadir casi cualquier elemento vegetal (frutas, hierbas, plantas...)     
         Agua: Aunque no se le suele dar mucha importancia entre los consumidores de cerveza, un buen maestro cervecero sabe que el agua es el ingrediente principal de una cerveza. Agua: Aunque no se le suele dar mucha importancia entre los consumidores de cerveza, un buen maestro cervecero sabe que el agua es el ingrediente principal de una cerveza.
Parte del sabor de la cerveza depende precisamente de las caracterísitcas del agua que se haya empleado en su elaboración. 
Malta: La malta es lo que hace que la cerveza sea cerveza. 
De la malta, de sus distintas variedades, depende el color, el cuerpo y el grado alcohólico de la cerveza.
Lúpulo: El lúpulo es una planta aromática. A la cerveza le aporta sabor, aroma y amargor. Además, es un bactericida y fungida natural y ayuda a la conservación de la cerveza. 
Existen cientos y cientos de variedades de lúpulos.
Levadura: La levadura es la cenicienta de la cerveza. Nadie le hace demasiado caso, sin embargo, de ella depende el resultado final.
La levadura es la encargada de transformar el mosto en cerveza.
Casi cualquier ingrediente que se te pueda ocurrir.


No hay una única forma de hacer cerveza, depende de la cantidad de cerveza que quieras hacer, del tiempo que le quieras dedicar, del dinero que te quieras gastar y, sobre todo, de lo metódico y perfeccionista que seas.

En el siguiente esquema están las diferentes etapas de elaboración de una cerveza y cada una puede cubrirse con diferente equipamiento y cada cervecero tiene su forma de hacerlo. Hacer cerveza no es complicado, pero hay que tener claro lo que se está haciendo. Siempre será necesario una buena limpieza de todo los utensilios a utilizar, buenos ingredientes, controlar temperaturas, oxigenar sólo en la etapa de añadir al mosto la levadura, en las demás etapas evitar la oxigenación.

La forma más sencilla de empezar es con kit para hacer cerveza
Los kits para hacer cerveza artesana son un preparado a base de extracto de malta y lúpulo. 

No tiene mucha dificultad y es el que recomendamos para quienes se inician por varios motivos:
-No requiere una gran inversión en instrumentos.
-Es mucho más rápido que la elaboración de cerveza desde grano y lúpulo.
-Te permite inicarte en conceptos como densidad y fermentación. 
-Te permite tomarle la medida al proceso de fermentación, que es crucial, y al embotellado, que es un auténtico peñazo. 

Solo los cerveceros de raza son capaces de sobreponerse al embotellado. 

(Continuará)